martes, 29 de julio de 2014

El Ser Íntimo - Serie Breve 18



El carácter íntimo del martinismo lo distingue de otras vías cristianas. El Cristianismo Interno nos propone la búsqueda de un Cristo Interno, dentro de un Ser Interno. La búsqueda íntima no sólo significa que debemos mirar hacia adentro. También, nos conduce hacia lo cardíaco. O sea, hacia el centro del Hombre. Para el martinismo, éste centro es insondable. Él atesora el secreto de que lo individual no puede existir por fuera de lo Colectivo. Está formado por la intersección de numerosos caminos que no sólo provienen de todos las regiones de nuestro ser caído. También, llegan a él aquellos senderos que nos conectan con otros planos y con otras jerarquías. En el cardias se encuentra la Jerusalem Celeste. Todos las rutas del Universo confluyen en esta mística ciudad sagrada. Urbe arquetípica, sin límites temporales ni geográficos en donde reina la Sabiduría Divina.

Lo íntimo nos habla de afinidad esencial, de acercamiento profundo, de un vínculo trascendental. Se trata de establecer una unión espiritual y verdadera con la Vida Universal que sostiene todo lo creado.  Para lo cual, hay que restituir la conexión instrínseca con el Espíritu Divino. Lo íntimo es mucho más que lo interno. Se refiere a una relación profunda, que nos identifica plenamente con aquello que nos estamos conectando. A través de lo íntimo, sentimos que formamos parte del Todo, que nuestra existencia individual es sólo una pieza que encastra en la Unidad Universal junto a todos los demás Seres.

Lo íntimo como vía, nos propone un trabajo diferente. En apariencia más simple desde el planteo, pero mucho más complejo desde la acción. El martinismo nos conduce hacia lo íntimo a través de un conjunto de prácticas. Sin embargo, requiere de un gran trabajo el activarlas correctamente. Si bien la meditación y la oración son habituales para millones de personas, el martinismo las trabaja desde una mirada distinta. Podría parecer que estos ejercicios no encierran ningún desafío que haga del martinismo una vía esquiva y diferente. Sin embargo, cuando agregamos a la meditación y a la oración la finalidad de establecer una Unión íntima con lo Divino, la aparente sencillez se evapora. Porque ésta Unión debe ser tal, que no podamos distinguir dónde termina nuestra individualidad y dónde comienza lo Divino. Y ello es sólo el principio del trabajo. Hay que continuar avanzando hasta que nuestra conciencia sea la Conciencia de la Unidad misma, y lo individual se convierta sólo en una pantalla donde proyectamos nuestra existencia colectiva. La Unión íntima, implica la conexión profunda y esencial con la hondura del Alma Humana y con la Creación Toda. El martinisno es la búsqueda de nuestro Ser Íntimo, aquel que es capaz de vivir en comunión continua con lo Divino.


Nadeo


*
*     *

Licencia Creative Commons
El Ser Íntimo - Serie Breve 18 por Sociedad de Estudios Martinistas se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.