martes, 3 de junio de 2014

La Oración en el Martinismo - Serie Breve 12



En primera instancia todo indica que lo que pudiésemos decir sobre la oración se encontrará de antemano resuelto, ya que no existe vía cristiana que no defina por esta acción su propio sentido. Sin mencionar lo mucho que se ha escrito al respecto. De todas formas intentaremos abordar aquí las ideas más significativas que la oración toma y dirige dentro del martinismo, ya que es por excelencia nuestro carácter y agente movilizador esencial.

Sin ninguna duda, para el martinismo, la oración es el acto más noble e íntimo por el cual nos es posible ahondar en el propio ser hasta perdernos en sus profundidades. Buscando luego reencontrarnos en una nueva forma, es decir regenerados.

Como fue insinuado anteriormente al tratar sobre la meditación, la oración se ubica en un orden superior continuo -en el más íntimo-, coronando por completo la búsqueda del arte de conocerse a uno mismo.

Por supuesto que no estamos referenciándonos a la oración repetida por los labios, ni la abordada puramente desde la razón, sino sobre aquella que comienza en el corazón y que culmina donde el espíritu de Dios nos quiera hacer reposar.

Saint Martin alguna vez dijo que la verdadera oración es aquella en la que el Espíritu Santo ora en y por nosotros. Esta sublime sentencia es demasiado contundente como para pretender agregar algo más.

Generalmente esta oración sublime llega cuando el Santo Espíritu encuentra al hombre orando dentro de sus capacidades, tomándolo suavemente, y dirigiéndolo por recorridos tan dulces y desconocidos que luego el orante reconoce que hubo un abandono de sí para que aquella marcha pudiese aflorar tan felizmente. Suelen las lágrimas ser su fiel reflejo.

Es por tanto que la meditación se vuelve en realidad el primer paso necesario hacia esta búsqueda. Existe igualmente un segundo paso en cuestión, que no es otro que el de la predisposición y la plegaria unida a nuestro corazón. Sitio central desde donde partimos para encontrarnos en Dios, aunque no podamos decir lograrlo siempre, ni tan a menudo como se quisiera. Porque ello es parte de la Gracia que elegimos, y a la que diariamente nos entregamos.

Operativamente creemos que existen recursos básicos y necesarios en los cuales debemos prepararnos, así como vemos que un músico que haya compuesto una obra maestra, necesitó previamente una adecuada preparación y práctica en este mismo arte.

Entonces, tras un tiempo prudencial de haber comenzado a meditar, las primeras plegarias deberían comenzar a volverse los inicios y cierres de estas mismas prácticas, teniendo en consideración algunos puntos. Entre ellos:

Ø Hemos de volvernos a Dios con corazón humilde, entendiendo que ello se encuentra en nuestras intensiones y no así en las formas figuradas. 

Ø Debemos aprender a vaciarnos de nosotros mismos, para que sea Dios quien nos llene con Su espíritu y gracia.

Ø Se debería ir dejando de lado las búsquedas personales, aquellas que nuestra voluntad desea, volviéndolas hacia el querer conocer la voluntad de Dios en nosotros. Esto provoca que el verdadero orden pueda operarse en nuestro ser, dejando que “Dios entre en nuestras almas como lo hace un amo en sus posesiones”, según lo describía el filósofo desconocido. Jacob Boehme solía decir “el único deseo del hombre debería ser que se haga la voluntad de Dios en él” 

Ø Tampoco deberíamos pensarnos separados de Dios, como si se encontrase en otro sitio. El cielo donde Dios habita se encuentra en nuestro propio centro interior. Por tal motivo cuando llegamos al conocimiento de uno mismo, es a Dios a quien conocemos.

Ø Es el alma quien en verdad posee la capacidad de orar. Nuestra razón apenas balbucea, tendiendo siempre a desviar nuestros verdaderos objetivos.

Para concluir, es preciso decir que estas actividades puestas en marcha desde nosotros y hacia nuestro propio ser, pueden al principio mostrársenos bajo el sentimiento de no poder lograr formar aquel vínculo tan profundo como el mencionado. O tal vez pensar que un hecho de tanta sencillez no lograría nunca dar el toque preciso para llegar a lo espiritual. Sin embargo tales pensamientos no deberían prevalecer nunca sobre nuestra búsqueda, insistiendo en la práctica misma hasta que empecemos a sentir los primeros movimientos de la vegetación pensante que todo ello despierta y hace germinar en nuestra propia naturaleza espiritual.

Así, la oración en la que Dios se encuentra orando en el corazón del hombre, es un acto regenerativo por el que se comprende con mayor realismo nuestra vida material, y al mismo tiempo se percibe con mayor fortaleza aquella vida del espíritu en la que nos sentimos renacer. Ora et labora sigillum


Taborel


*
*    *

Licencia Creative Commons
La Oración en el Martinismo - Serie Breve 12 por Sociedad de Estudios Martinistas se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.