martes, 3 de junio de 2014

Arcanos Mayores del Tarot – III. La Emperatriz – Serie Simbólica 12



Continuamos nuestro recorrido por el simbolismo del Tarot abordando el análisis del tercer arcano mayor, denominado La Emperatriz. El mago nos presenta otro aspecto femenino. Notemos que a través de éste personaje, nos indica la existencia de un imperio. Este imperio es de naturaleza terrestre. Deberíamos preguntarnos porque escoge un imperio y no un reino. El imperio trasmite la idea de algo que abarca una gran extensión, una estructura capaz de absorber continentes enteros. Se compone de culturas y etnias heterogéneas que, sin embargo, se encuentran unificadas bajo el mismo poder político. Se trata del aspecto femenino de un icono del poder temporal. Quizás es el más importante de todos ellos.

Nuestra emperatriz está sentada en un trono que alude a la materialidad de su poder. Porta un cetro en la mano izquierda, que es la del corazón. Lo que indica que la pasión por el poder es la que conduce sus actos. El cetro se compone de una cruz, símbolo de la materia, sobre una esfera que indica el orbe o la extensión territorial del imperio. En la mano derecha, abraza un escudo decorado con un águila, que nos recuerda la aquila romana. Ella es el símbolo de la conquista por medio de la fuerza militar. La mano derecha es la razón fría y calculadora que guía y dirige las campañas militares para ampliar los territorios y someter a los pueblos conquistados. Signo de que éste imperio se encuentra en plena expansión.

La emperatriz, sólo representa otra sustitución de la búsqueda de la Unidad, que es el ideal del poder y la conquista. Los hombres caídos siguen un impulso que les lleva a comunicar las ideas por su creaciones. Toda obra que un hombre realiza, no es más que un medio para comunicar sus pensamientos a sus pares. Y la esencia de dicha comunicación, es la de imponer sus ideas a los otros hombres. El hombre caído realiza obras sólo para que los demás se identifiquen con sus pensamientos, y que se unan a él y así reunirlos y absorberlos bajo su propia unidad. El poder político, representado por un imperio, es quizás la expresión más acabada de esta búsqueda de la unidad por la conquista del otro. La expansión de la ideas propias en las mentes ajenas. Ahora bien, esta unidad política, es sólo una caricatura, una búsqueda mal dirigida que termina conduciendo a algo completamente ilusorio y falaz.

La unidad que se puede lograr por medio de este tipo de poder no es diferente a la que hemos visto en el segundo arcano. Porque los seres se atraen y los cuerpos físicos se buscan. Pero ello responde a que se alimentan unos de otros. En el juego del poder temporal del hombre caído, sucede lo mismo: el hombre devora al hombre. Aún, cuando la política plantea ser más justa, más equitativa, no puede evitar que haya hombres, que por la distribución del poder, se beneficien siempre más que otros. Las individualidades no son capaces de generar una igualdad real y perdurable. Mucho menos una equidad sincera. Por el hecho, de que cada individualidad es única y diferente. Y aquello que resulta agradable y deseable a la mayoría, siempre encontrará una minoría disconforme que necesariamente debe ser oprimida para sostener el equilibrio de poder. Todo lo que el poder temporal construye, tiene los días contados.

El mago nos muestra con éste truco que el poder temporal y territorial, es un camino equivocado. Es parte de la ilusión que crea el hombre para sustituir la Unidad de la que se ha alejado. La emperatriz es el afán de conquista, el poder de dominar a nuestros semejantes. Éste dominio es como el de todos los imperios: un poder ejercido por la fuerza. Avasallante, inconformista e insaciable. Consiste sólo en un saqueo organizado. No es más que la explotación del hombre por hombre. Tal como la Madre Tierra no crea nunca nada nuevo y lo que a uno da se lo ha quitado a otro, esta organización política abusa y esquilma a los pueblos conquistados. Los mantiene bajo su yugo por medio de la fuerza y le extirpa sus riquezas, sin darles a cambio otra cosa que una ilusión de orden y una estructura de poder que sólo beneficia a unos pocos.

Si esta falsa búsqueda de la Unidad por el poder presenta todas estas desventajas en lo social, en lo interno, es igualmente peligrosa. El ansia de poder, de conquistar al prójimo, de imponerle nuestros pensamientos y deseos, indica que nuestra lucha interna se ha salido de control. Porque nuestros egos, no se contentan ya con esclavizarnos. Buscan proyectarse en quienes nos rodean. La lucha de poder entre las personalidades que nos dominan la extendemos sobre nuestros hermanos.

La emperatriz nos advierte sobre el atractivo del poder y la conquista del prójimo. Pero, al mismo tiempo, nos recuerda que la verdadera unidad de la humanidad se encuentra en la capacidad de reunirnos en torno de nuestra esencia espiritual y no de las cuestiones materiales. La Unidad sólo puede alcanzarse por lo Superior, y nunca por los medios inferiores. La tierra no es nuestro verdadero origen y, por lo tanto, no nos pertenece ni nosotros pertenecemos a ella. Competir por dominar sus regiones y sus frutos, es lanzarse a una conquista ruin y mezquina. Sería como si un esclavo se sintiera atraído por las cadenas que lo amarran. Y se considerara superior a los demás esclavos porque sus cadenas son las más gruesas y brillantes. Y, además, exigiera a gritos que le colocasen nuevas cadenas que lo aten más todavía.

“Así es como un Soberano reúne ejércitos, levanta murallas y fortalezas, para imprimir a los Pueblos la persuasión de su poder, y para inspirarles al mismo tiempo el terror; con el fin de que, convenciéndolos de su poder, como se convenció a sí mismo, todos admitan la misma idea, y al final manteniéndolos atados a su partido, sea por admiración o por temor, formen un todo con él. Sin estos signos visibles, tanto la opinión del Orador y como el poder del Soberano permanecerían concentrados en ellos mismos, y jamás alguien tendría noticias de tales ideas.”

Louis Claude de Saint Martin - Tableau naturel des rapports qui existent entre Dieu, l'Homme et l'Univers



Frederik


*
*    *



Licencia Creative Commons
Arcanos Mayores del Tarot – III. La Emperatriz - Serie Simbólica 12 por Sociedad de Estudios Martinistas se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.